El diseño de interiores llega a los mercados en Madrid: La Carnicería Quevedo.

Este nuevo post es un proyecto de Renova Design Arquitectura (www.renovadesign.org).

Para el estudio, suponía un gran reto renovar una antigua carnicería e introducir el diseño y la decoración en el sector de la alimentación. Con el objetivo de obtener un espacio atractivo y diferente. Este local, dedicado a carnicería desde hace más de 50 años, requería una renovación integral, tanto de la fachada como del interior.

Al ser un establecimiento en esquina, el primer objetivo era aprovechar al máximo las dos fachadas. Para ello se demolieron los muretes que daban a la calle y se abrieron dos grandes ventanales. Una puerta doble acristalada con apertura automática da acceso al comercio.

 

El resultado de la intervención es una tienda nueva que conserva en su esencia más de 50 años de historia dedicados al despiece y despacho de carne. Localizado en pleno corazón de Chamberí, encontramos este establecimiento renovado, con líneas depuradas y muy luminoso que invita a entrar. En el interior, un espacio muy amplio y diáfano, con materiales muy escogidos que favorecen un ambiente cálido y limpio. Se recupera así el gusto por hacer la compra en el barrio, en mercados cercanos, recuperados algunos de ellos gracias a espectaculares intervenciones de interiorismo, como los Mercados de San Miguel, Ildefonso o San Antón en Madrid, convertidos en fantásticas rutas gastro.

Interiorismo de la carnicería: un local de mercado con aire vintage

El interior de local tenía las paredes revestidas de plaqueta de mármol. En el suelo se había superpuesto una tarima laminada sobre el solado original, y el mostrador de frío necesitaba renovarse.

La iluminación, mediante carriles suspendidos de focos dirigidos hacía el mostrador, resulta ineficiente que originaba muchos reflejos en el cristal del expositor.

¿En qué consistió la intervención?

Se igualó el nivel del suelo, eliminando la tarima del interior del mostrador.

El elemento protagonista era el diseño de las vitrinas expositoras, con un trazado en L que se cerrara en curva abierta, de forma que permitiera una visibilidad óptima.

La disposición de las lunas supuso un reto: realizadas con cristal esférico, era esencial tuvieran los menos cortes posibles. Finalmente, la curva del mostrador se resolvió con dos lunas, resultando una vitrina muy limpia sin perfiles intermedios.

En cuanto a los acabados, se retiraron las antiguas plaquetas y se levantó el solado anterior. En las paredes que dan al interior del mostrador se colocó gres porcelánico de gran formato, con piezas de 120×60. En solado se instalaron baldosas de 75×75 de gres porcelánico de gran resistencia.

El revestimiento del mostrador se resolvió con un vistoso y original mosaico cerámico de piezas hexagonales enmalladas, que permitía adaptarlo a la curvatura de la vitrina.

Y da un aire vintage al local.

Para la iluminación se dispusieron 3 líneas de distribución de luminarias: luminarias suspendidas colocadas sobre la vitrina expositora, proyectores empotrables para la iluminación de los productos y regletas de LED para la iluminar la zona de trabajo.La iluminación la firma Luzco.

 

Para la exposición de conservas, se diseñó una estantería formada por cajas de madera de pino ensambladas.

Local: Carnicería Quevedo, calle Jordán 12, Madrid

Proyecto: Renova Design Arquitectura www.renovadesign.org

Constructora: Rehabitare

Fotos:Ojovivofoto

1 Comment

  1. susana dice:

    Muy interante transformacion ! Un cambio radical lleno de vida para la carniceria de mi barrio , excelente trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *